UNA DE LOS BEATLES …

Por todo el mundo es de sobra conocida mi animadversión hacia la música popular y todo lo que rodea a ese universo de tunantes y holgazanes. Pues bien, por alguna extraña razón, que sinceramente desconozco, hace unos meses, más concretamente para mi cumpleaños allá por el mes de marzo, me regalaron un libraco del copón, cerca de setecientas páginas contando con pelos y señales todo lo relativo a los Beatles. Si amigos, un tocho de la hostia donde se narra de manera objetiva el qué, cómo, cuándo y por qué se grabaron todas y cada una de las canciones del grupo de Liverpool. Por motivos ajenos a mi voluntad dejé olvidado el ilustrado volumen para más adelante, aunque siendo sincero no tenía maldita la gana de leer semejante mamotreto. Durante muchos meses el jodido libro me vigilaba desde la estantería, yo evitaba siquiera mirarlo de reojo, pero sabia que los fab. four me observaban desde la portada en blanco y negro con sus extraños escorzos mandándome mensajes desde el más allá –sobre todo John y George- con la malsana intención de persuadirme para que lo leyera y así tener tema de conversación con cualquier entendido en la materia o con algún infeliz que se me pusiese a tiro dispuesto a recibir una brasa de proporciones bíblicas.
Los Beatles nunca fueron santos de mi devoción y he de reconocer que me costó, pero al final accedí y decidí leer el libro, aunque para ello muriera en el intento. Una fría mañana del mes de noviembre me armé de valor, cogí el libro de marras y me dispuse a comenzar a leerlo mientras hacia caca. Lo reconozco, comencé a leerlo, no porque me interesara lo más mínimo, básicamente porque ya me había leído todas las etiquetas del gel, el champú y el blanqueador anal que tenía a mano en el valer y yo si no leo algo no me concentro y tardo una eternidad en deponer. La verdad es que fue comenzar a ojear dos líneas y ahí va el Ebro. Me suele costar evacuar porque soy algo estreñido, pero descubrí que este libro obraba en mí el milagro de tal manera que era sentarme en la taza del váter, comenzar a leer e instantáneamente el perrete asomaba el hocico. Pero centrémonos en la historia porque de lo contrario divago más de la cuenta…todo-sobre-los-beatles
El libro cuenta los duros comienzos de la banda y sus viajes a Hamburgo, también narra la movida esa de cuando tocaban en Liverpool en un club llamado “The cavern”, de cuando echaron con cajas destempladas a su primer baterista Pete Best por petardo y cantamañanas. (Que no salga de aquí pero he estado investigando y he llegado a la conclusión que este fulano -Pete Best, que dicho sea de paso, no le conoce ni su padre- se hizo un cambio de sexo, se operó los ojos para dejárselos como un chinorris y después completó su venganza liándose con John Lennon y así joder el grupo desde dentro a base de malmeter. Queridos míos, por sorprendente que parezca, Yoko Ono no era más que el batería despechado que habían despedido para contratar a Ringo Starr, no por que tocara mejor, que lo hacía, sino por su belleza y atractivo físico. No me invento nada si os digo que los Beatles se separaron porque Yoko Ono se dedicaba a hacerle el lío al pobre JohnLennon con engañifas y embelecos; que si Paul dice que eres muy feo y esas gafas redondas te quedan como el culo, que si George dice que tienes micropene. Pero no se acababa ahí la cosa porque luego iba con el cuento a Paul y le contaba que John decía de él que le olía la boca a cloaca y que le gustaban las cojas. A George como era buena persona y le daba un poco de lástima, se limitaba en llenarle la funda de la guitarra con caca de gato y le engañaba diciendo que había sido JohnLennon. Siendo sinceros, que te llenen la funda de la guitarra o cualquier otra funda con caca de gato o con cualquier otro tipo de caca, molesta y mucho. A Ringo se limitaba a ignorarlo. El resto es historia… Pero continúo contando lo del libro porque le estaba cogiendo gustillo. Pues bien, resulta que una vez terminado de relatar los humildes comienzos del grupo en lo que podríamos llamar prologo, se metía en materia y narraba con detalle la historia de todas y cada una de las 211 canciones que habían compuesto y/o interpretado. Y ahí si que cambia la movida. Como he dicho anteriormente, a mi no me gusta la música pero cuando comencé a leer las canciones de su primer disco, recordé que posiblemente lo tuviera en el armario donde guardo mi colección de vinilos y cassettes. Lo busqué desesperado entre toda la morralla que aún conservo y allí estaba la cinta impoluta como cuando la robé en Simago hace la hostia de tiempo. (No me avergüenza reconocer este hecho delictivo básicamente porque al ser un hurto menor ya habrá prescrito y seguro que el señor Simago ni se acordará de tan infausto suceso, incluso se habrá muerto o algo) Como iba diciendo, allí estaba la cassette del “Please, Please Me” la primera grabación de unos imberbes Beatles. Al leer la historia de las canciones escuchándolas al unísono cambió por completo mi vida. Si brothers and sisters, he visto la luz y a partir de ese preciso momento ya no me hizo falta ir al excusado para seguir leyendo, ahora lo hacía libremente sin las ataduras de leer solo cuando iba a excretar. Ahora cualquier momento del día era bueno para conocer más curiosidades de mi grupo favorito de toda la vida desde ese preciso instante. Según iban pasando las canciones de los distintos discos la cosa mejoraba por momentos. Nunca creí que me fueran a gustar tanto los Beatles. Una cosa que me entusiasmó sobre manera del libro era un pequeño apartado, a modo de nota informativa, donde aparecían anécdotas interesantes de las canciones. Cosas del tipo; en la canción “Twist and Shout” se escucha claramente como JohnLennon dice “I´m a Rumber Girl” (Soy una rumbera) al comenzar el primer estribillo. Según algunos entendidos, entre los que me incluyo, es un mensaje satánico. Pero no se queda ahí la cosa no, en el tema “Love me do” en el minuto 1:23 se puede escuchar como Ringo se echa un pedo sin disimularlo con un redoble ni nada. Pa mear y no echar gota.
Ya llevaba más de medio libro leído, que se dice pronto porque yo lo máximo que he conseguido leer en mi vida fue una entrevista que le hicieron a Nadiuska en un Interviú de septiembre de 1979 y eso porque salía en bolas que si no de qué? Pues bien, como iba diciendo, ya llevaba más de medio libro leído cuando unos negros nubarrones se cernieron en mi mente. Comencé a pensar en qué había hecho el bueno de JohnLennon para que un perturbado le disparara en cinco ocasiones con la intención de matarle o algo peor, cosa que al final ocurrió. Flash Back: 8 de diciembre de 1980, allí estaba desayunando, mientras escuchaba la radio que mi madre tenía puesta en la cocina para escuchar a Luis del Olmo, creo. Lo recuerdo como si fuera ayer. En un momento dado el locutor dio la noticia de la muerte de JohnLennon a manos de un zumbao que le disparó por la espalda en varias ocasiones. La verdad es que la noticia me dejó cierta desazón porque yo sabía quien era aquel fulano que había muerto, era una de las caras que aparecían repetidas en la portada de aquella cinta que mi hermano había robado en Simago (que le voy a hacer yo si teníamos las mismas aficiones), donde salían John, George, Paul y Ringo repetidos varias veces sobre un fondo azul, y que tanto me gustaba. Si, me refiero al A Hard Days Night . A Hard...
Más tarde en el telediario dieron todos los detalles y el curioso caso del asesino que después de matar a JohnLennon se sentó a esperar a la policía para entregarse mientras leía un ejemplar de la novela “El Guardián entre el Centeno”. Ese dato se me quedó grabado en mi mente para siempre.
Han tenido que pasar treinta y pico años y comenzar a leer este libraco de los Beatles para que me entre la curiosidad y me interese la lectura de “El guardian entre el Centeno” que tan relacionado está con desequilibrados en general y asesinos de gente en particular. Mark David Chapman, como se llama fulano que mató a JohnLennon o John Hinckley Jr, quien estuvo a puntito de cargarse a RonaldRigan, CharlesManson, Lee Harvey Oswald, presunto asesino de JFK y Sirhan B. Sirhan, quien fue arrestado por el asesinato de Robert F. Kennedy, todos ellos confesos de haber sido influenciados fuertemente por “El guardián entre el centeno” Incluso el mismísimo hombre del saco está relacionado, porque digo yo que tendrá tiempo para leer el hombre del saco cuando no está secuestrando a personas o haciendo lo que sea que haga. Pues nada, llegado hasta este punto no me quedó más remedio que leer el libro de marras. Busqué una edición barata por internet (3€ incluidos los gastos de envío) y a los pocos días estaba enfrascado en la lectura de un libro que habían clasificado como escandaloso, incluso había sido prohibido en algunos países y todo. Las razones principales por las que este libro fue criticado son su lenguaje ofensivo y sus referencias al tabaco, el alcohol y la prostitución. Los críticos ven al joven protagonista como un instigador de masas.
Más o menos la historia va de un adorable adolescente muy perdido en todos los sentidos que echan de una escuela pija por suspender cuatro asignaturas-habrá que joderse- y se va de marcha NY antes de volver a casa y darles a sus padres el disgusto de su vida, como si no conociesen al muy cabroncete. Holden Caulfield, como se llama el chaval, no es más que cretino que odia a todo el mundo y está lleno de mezquindad, que le pone pegas a todo y que se cansa mucho porque se pasa la noche bebiendo, fumando y sin parar de maldecir. En realidad no es más que un pringao que le da de hostias un chulo putas, no moja el churro ni pagando y no le petan el culo de milagro. A él solo le interesa saber a donde van en invierno los jodidos patos de un estanque de Central Park. Es una especie de “Solo en Casa” pero con Macaulay Culkin de mayor y más vicioso, o igual.
Desde mi punto de vista, la novela no es muy realista que digamos porque el tío anda por la ciudad de madrugada sin ningún problema cuando todos sabemos que New York está lleno de taxistas tarados que te preguntan si les estás hablando a ellos y luego te encañonan con una pistola. En condiciones normales a un chico blanco con una gorra de caza de color rojo que camina solo por la ciudad de madrugada lo más normal es que dos negros empapados en crack le enseñen el sentido de la vida con un soplete y un par de alicates.
Después de leer el libro con rigurosidad para comprobar si encontraba alguna clave oculta que aclarará por qué a los perturbados que matan gente les gusta tanto este libro, teniendo en cuenta que el 100% de las personas que han matado a JohnLennon leyeron este libro por lo menos una vez, llegué a la conclusión que desde mi más humilde opinión  es una puta mierda.
La verdad sea dicha, a mi no me entraron ganas de matar a ningún músico famoso, no niego que en algún momento del libro no quisiera darle un par de hostias a Phil Colins, pero se me pasaron pronto, lo que ocurre es que para darle una somanta de palos al ex-batería de Génesis no me hace falta leer “El Guardián entre el Centeno”, con echarle un vistazo a un “Don Miki” o al “Casa y jardín” ya me vale, incluso sin leer nada. Pero esa es otra historia.
Para terminar y a modo de consejo, si alguna vez te ves en la tesitura de tener que elegir entre “Todo sobre Los Beatles. La historia de cada una de sus 211 canciones” o “El Guardián entre el Centeno”… amig@ mi@, apuesta por el R&REl guardian entre el centeno

P.D: No se si sabéis que a George Harrison también le agredieron y le dieron tal tunda que le quitaron hasta las ganas de vivir, no lo mataron de milagro. Lo que pasa es que el que entró en su casa con intenciones más que reprochables no se había leído el libro aunque decía que si y ya se sabe si quieres ser un tío muy chungo o te lees “El Guardián entre el centeno” o no llegarás a delincuente famoso y eso.
Lo que queda meridianamente demostrado es que los malhechores saben con quién meterse. Te imaginas entrar a robar a casa de Paul McCartney y que te sorprenda de madrugada con los rulos puestos y una bata de seda transparente que le deje ver el ciruelo y a continuación que se ponga a tocar al piano del amanecer todo su repertorio, que si yesterday, hey jude, let it be… no quiero ni pensarlo.

Esta y otras historias aparecen en: http://pentian.com/book/fund/1449


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: